Viveros Sustrai mintegiak 2015

bide

Vendemos el furgón

Vendemos el furgón, con doble rueda trasera, tiene 124.000 km, lo hemos cuidado, los cambios de aceite, etc.


Precio a convenir,  tlfno 649 83 01 38, Fulgen    -2

Informe para técnic@s y otr@s jardiner@s


Porqué el informe, qué pretendemos
Porque nos parece absolutamente necesario  reflexionar sobre las prácticas en la jardinería a día de hoy  con sentido  abierto y crítico.

Partir de lo que tenemos
  Partiendo de  la naturaleza que tenemos, vegetación, clima y suelos, con los pies en la tierra, dispuestos a aprender de otras experiencias  para hacerlas nuestras, a nuestra manera, buscando siempre la belleza y  su disfrute por l@s vecin@s.
Conocer la planta autóctona que nos rodea, nos va dar muchas pistas a la hora de elegir las plantas con las que queremos vestir nuestro jardín. En todo caso la planta autóctona debería de ser tenida en cuenta más de lo que hoy se hace y venir a convertirse en la base de nuestros jardines,  una parte importante del conjunto de la jardinería pública

Leer más

Arboretum Trojanow

I

El pasado otoño visitamos a unos amigos en Varsovia. Fue un estupendo viaje de cuatro días en el que estuve a punto de tener una metedura de pata de las que hacen época. A la hora de planificar el viaje, justo cuando nuestros amigos nos preguntaban qué nos apetecería conocer, me encontré en facebook con las fotos de un jardín que me resultó tan espectacular que a punto estuve de incluirlo en mi lista de los deseos. Se trataba del Arboretum Trojanow, situado en Opatówek, muy cerca de Kalisz, en la zona central de Polonia. Según Google Maps llegar hasta allí desde Varsovia es un trayecto de dos horas y media en coche. Con esa información, teniendo en cuenta que no disponíamos de mucho tiempo, que lo que nos apetecía era estar con nuestros amigos y que digamos que el resto del grupo no comparte una afición por los jardines que justifique cinco horas de coche con niños, fue fácil concluir que esta no era la ocasión. Gracias a dios me pudo la sensatez. A través de Marzena Bakowska, su propietaria, ahora he conocido que este jardín es privado y salvo en ocasiones muy contadas no está abierto al público. Sinceramente, si hubiésemos alquilado un coche y hubiese arrastrado a dos familias enteras a través de Polonia para ver un buen muro y una puerta cerrada, no creo que hubiese habido demasiada benevolencia hacia mi persona. Aunque tengo la firme convicción de que mi error hubiese sido comprensible. Toda la información que había encontrado estaba en Polaco, un idioma que parece igual de indescifrable para los latinos que para el traductor de Google. Pero sobre todo, ¿cómo va uno a imaginarse que semejante jardín sea un jardín privado? ¿cómo pensar que este jardín no deja de ser un hobby como lo es el mío? Veamos algunas cifras que sustentan lo que digo: el jardín tiene 17 años de antigüedad (lo que a mí me parece un suspiro vistos los resultados) y un tamaño de 8 hectáreas (lo que a mí me parece descomunal para un jardín privado). De acuerdo a su propietaria, el jardín cuenta con más de 3.000 variedades de vivaces, y más de 400 variedades de hierbas ornamentales. Solamente del género Miscanthus ya cuenta con cerca de 200 variedades. Y la colección de árboles y arbustos no hay más que mirar las fotografías publicadas en su web para ver que es de una enorme riqueza. Cuando las ves imaginas que un jardín así debe ser propiedad del estado o de alguna universidad. Ya no hay lores ingleses que se dediquen a la jardinería. La gente con nombre y apellidos no se dedica hoy en día a hacer un jardín de 8 hectáreas. O sí, y si no ahí está Marzena Bakowska, una abogada de profesión y jardinera de corazón para demostrarlo.

Leer más

Los padres de la jardinería moderna IV: la madre del movimiento de perennes

Mien Ruys (1904 - 1999)

116793

 La historia avanza (por desgracia no siempre hacia delante) gracias a singulares azares en los que se aúnan el genio y la oportunidad. Momentos en los que una capacidad innata y las circunstancias que la potencian se entrecruzan. Para que nos entendamos: ¿cómo sería ahora mismo la historia de la música si en lugar de ser hijo de un compositor a Mozart le hubiera tocado ser hijo de, digamos por ejemplo, un carpintero?. Podríamos dar miles de ejemplos y sin ir más lejos creo que no es muy arriesgado asegurar que debemos eso que llaman la Nueva Ola de Perennes a uno de estos singulares azares. La historia actual de la jardinería es en gran medida como es porque una mujer del genio de Mien Ruys nació en una familia de viveristas. El padre de Mien Ruys, Bonne Ruys, era el dueño del vivero Royal Moerheim, situado en Dedemsvaart, una pequeña población de 12.000 habitantes al noreste de Holanda, muy cerca de la frontera con Alemania. A pesar del pequeño tamaño de la ciudad y de tan temprana época, el vivero de los Ruys no era cualquier cosa. Fundado en 1888 había crecido poco a poco especializándose en el cultivo de perennes hasta llegar a ser una de las principales referencias de toda Europa en su especialidad. Desde muy joven Mien Ruys usó los medios que le ofrecía semejante campo de experimentación para alimentar su capacidad creativa, parece que más interesada siempre en experimentar con las posibilidades del diseño con plantas que en los procesos de producción propios de un vivero. Pero además de experimentar y colaborar en el negocio familiar, Mien tuvo una sólida formación: primero estudió arquitectura del paisaje en Berlín, y con solo 23 años se mudó a Inglaterra para trabajar en la empresa constructora Wallace e hijos. No se disponen de demasiadas referencias sobre su etapa en Inglaterra, pero sí parece claro que allí tuvo la oportunidad de conocer a Gertrude Jekyll, la estrella de la jardinería del momento.  A su vuelta a casa, continuó sus estudios, aunando formación botánica en el Jardín Botanico Dahlem en Berlin con formación técnica en la facultad de arquitectura de Delft. Al mismo tiempo continuó sus pruebas de campo en los terrenos paternos, y ya en 1927 había plasmado la influencia recibida de los paisajistas ingleses con la creación de un enorme arriate de estilo inglés. El espacio para sus trabajos en Moerheim consistía en un camino recto que iba desde la casa de sus padres hasta una zona con frutales, y otro camino que cortaba al anterior perpendicularmente. En el cruce de ambos construyó un estanque cuadrado y a su alrededor y bajo los árboles creó una serie de espacios donde se dedicó a experimentar sobre la plantación con perennes. Sus primeros experimentos fueron un fracaso, las plantas elegidas no eran adecuadas para el terreno ácido del que disponía y en su mayor parte murieron. Aquí ya dio las primeras muestras de su genio, porque en lugar de hacer lo que habría hecho la inmensa mayoría de fanáticos por las plantas, que es entablar una lucha sin cuartel y condenada a la derrota contra el terreno para modificar sus características, Ruys decidió dejar de lado las plantas que fracasaron y siguió experimentando con nuevas especies hasta dar con aquellas con capacidad para desarrollarse en su terreno.

Leer más

Más Artículos...

Usted está aquí: Inicio

¿Tienes dudas?

Teléfono de contacto:

649 83 01 38

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Nuestra tienda

tienda